¿Qué otras curiosas formas de generar energía ha inventado la ciencia?

Durante las últimas décadas los científicos han trabajado incansablemente por encontrar nuevas vías de generar electricidad. Algunas de ellas con un fin meramente económica, pero otras con el objetivo de reducir o suprimir las emisiones de gases de efecto invernadero. Gracias a este trabajo fue como surgieron nuevas formas de generación eléctrica 100% renovables, como la energía solar, la energía eólica o la biomasa. Productores que utilizan los recursos naturales e inagotables para producir energía y permitir el bienestar de la humanidad. Sin embargo, ahora nuevas ideas e inventos llaman a las puertas del siglo XXI.

¿Cómo puede generarse electricidad a través de la lluvia?

Un grupo de científicos de la City University  de Hong Kong ha creado un complejo sistema para crear energía a partir de lluvia explotando una superficie que se haya construido con un esquema tipo “a transistor”. Lo que se hace se utilizar una capa de teflón para poder obtener el llamado efecto triboeléctrico. Se trata de un efecto basado en transferencias de carga eléctrica mediante generación de tensión entre distintos materiales cuando se friccionan entre sí. 

Gracias a este sistema, cada gota de lluvia puede generar 14 voltios, una energía que basta para iluminar un centenar de bombillas led. La claves de esta nueva generación de electricidad son el electrodo  de óxido de indio y estaño, y uno de aluminio. Todo ello encapsulado en un material con carga electrostática conocida comúnmente como teflón, aunque su nombre técnico es politetrafluoroetileno. De acuerdo, ¿Pero cómo se genera la energía? Esta es la explicación: cuando una gota cae se extiende sobre la superficie y crea una conexión entre los dos electródos, provocando un microcircuito que permitirá que la energía que se ha acumulado se mueva por el sistema. Si trasladamos la imagen de una sola gota a la de una tormenta con una lluvia muy fuerte, la cantidad de energía que se crea es enorme. Además, este sistema también dispone de acumuladores para almacenar la energía sobrante. 

Electricidad Star Wars: crear energía con lásers y nanotubos de carbono

El equipo de investigación del Massachusets Institute of Technology ha creado un sistema para generar electricidad  con el disparo de un láser sobre nanotubos de carbono. Gracias a este invento, se podría conseguir que los coches eléctricos tengan más autonomía y se recargan de una forma mucho más rápida. El procedimiento ha sido denominado como “Thermopower wave” y se basa en quemar el combustible con el láser a lo largo del hilo de nanotubos de carbono. La combustión resultante permite que los electrones se desplacen por delante de una turbina que genera corriente eléctrica.

Los nanogeneradores pueden funcionar a través de combustibles líquidos, que almacenan más energía que una batería, por lo que convertiría a los coches eléctricos en algo mucho más avanzado de lo que son.

¿Cómo es posible crear energía de la nada?

Cuando extendemos las manos y no tocamos algún objeto, generalmente decimos que no llegamos a tocar nada, pero en realidad el vacío está lleno de partículas de aire. Lo cierto es que gracias a un novedoso sistema que utiliza una proteína natural de la humedad presente en el aire de la atmósfera es posible crear electricidad.  Esto permitiría que encendiéramos la luz sin tener que usar la corriente eléctrica o cargar nuestro móvil sin cargador. 

Funciona de la siguiente manera: hace 30 años se descubrió una proteobactería capaz de producir nanohilos proteicos con propiedades conductoras de electricidad. Al crear una fina biopelícula de bacterias que absorbe el vapor del agua de la atmósfera se consigue generar una corriente de electricidad entre dos electrodos. De esta forma se podría crear energía durante todo el tiempo que los dispositivos aprovecharían sin necesidad de cables de alimentación. Este sistema, pantentado como Air-Gen puede suponer la próxima revolución en el mundo de la energía.

Como vemos, existen todavía muchas nuevas formas de crear energía que nos permitan de una vez por todas renunciar a las fuentes de energía no renovables que generar altos niveles de gases de efecto invernadero. Tal y como ya ha advertido el comité de expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, si no descendemos los niveles de contaminación a la atmósfera, la temperatura de la Tierra subirá una media de 3,4ºC grados en tan solo diez años. Esto parece ya inevitable pero, ¿qué sucederá dentro de solo 20 años? La competición por crear nuevas formas de energía es una carrera a contrarreloj. ¿Cuál será el equipo de científicos vencedor?

Redactor

Written by Alejandro Plaza

Actualizado el 24 Jun, 2020