¿Será España una colonia energética de gas?

Resumen: Un artículo alerta de un plan de saqueo energético mediante el hidrógeno verde para convertir a España en un país de suministrador de segunda categoría. Otro artículo acuso a los autores de nacionalismo energético. Analizamos ambos textos.

Desde fuentes del Gobierno se había hablado de que España podría convertirse en una nueva potencia energética en Europa, como lo ha sido hasta Rusia para tener un precio de la luz más bajo. Pero otros expertos opinan que «potencia» puede ser un eufemismo para definir algo que puede ser completamente opuesto y catastrófico. Si analizamos el término colonia y lo que ha supuesto esta condición para los países de África y América, podemos llegar a entender lo que este supondría para España.

argelia ruptura
El gas aumenta su precio sin freno ni curvas de bajada.

Tal y como explican Antonio Turiel Martínez es un científico y divulgador licenciado en Física y Matemáticas y doctor en Física Teórica por la Universidad Autónoma de Madrid e Investigador Científico en el Institut de Ciències del Mar del CSIC, Juan Bordera, periodista y guionista y Alfons Pérez, ingeniero técnico en electricidad en el medio nativo de internet Ctxt, Europa está decidida a sacar partido del potencial de recursos energéticos de España. Según las declaraciones Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, que Zona-internet.com ha verificado tras una propagación de bulo al respecto de una entrevista, la dirigente dijo exactamente que si UE vetara “completamente desde hoy el petróleo ruso, Putin podría llevar el petróleo que no vende a la Unión Europea al mercado mundial, donde los precios aumentarían y lo vendería por más; y eso llenaría sus arcas para la guerra”.

Por ello, pese a estar de acuerdo con no vetar ipso facto el gas ruso, sí cree es una  reducción coordinada de la demanda y para ello será necesaria una solidaridad obligatorio. Esto es, si un país como Alemania ve reducido su suministro de gas ruso, los países menos dependientes de este como España deberán reducir «solidariamente» su demanda a modo de «tributo a Europa».

Por otra parte, la misma Agencia Internacional de la Energía avisa de que el diésel podría escasear este verano en Europa a causa de la crisis energética, por lo que el precio de las gasolineras volverá a subir mientras las estaciones de servicios ya han aumentado sus beneficios más de un 70% a causa de los 20 céntimos de subvención del Gobierno, de los cuales el Estado pone 15, como ya te contamos en Companias-de-luz.com.

¿De dónde se sacará el gas de España?

Si España va a convertirse en esta colonia energética, ¿de dónde sacará tanto gas? Lo cierto es que nuestro país pose más plantas de regasificación que cualquier otro país en Europa y por ello está mejor adaptada a situaciones difíciles como la que está viviendo. Se comenta que es gracias a esto por lo que ha tenido fuerza para negociar el tope de gas y también el futuro coste de las nuevas interconexiones energéticas con el resto de Europa.

nueva tarifa luz
El precio de la luz está condicionado por el gas natural.

Es por ello que el gasoducto Midcat, que conectaría la red gasística de Francia con la Península Ibérica, el cual no era rentable para enviar gas a España y Portugal, pero sí es importante ahora que puede servir para abastecer a Europa desde España. Extrañas ironías de la vida. De cualquier forma, aún con las regasificadoras, las interconexiones y los gasoductos, ¿de dónde saldrán los 175.000 millones de metros cúbicos (Mmc) de gas natural que se suministros desde Rusia el año 2021?

Aunque Estados Unidos haya aprovechado el conflicto de Ucrania para vender más su gas (oh, sorpresa), no es suficiente con sus 50.000 Mmc por vía marina, de los cuales la mayoría son temporales ya que el fracking es pan para hoy, hambre para mañana. Desde Qatar también podrían llegar otros 60.000 Mmc, el problema es que otros actores ya se han asegurado recibir parte de estas reservas y sin olvidar que difícilmente España podría asumir todo ese tráfico de buques metaneros. Y esto nos lleva a mirar a Argelia. Si has leído las noticias la última semana no harán falta muchas más explicaciones.

El Gobierno de Argelia ha suspendido con carácter inmediato el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España. No obstante, ahora niega que haya solicitado a la  la Asociación Profesional de Bancos y Establecimientos Financieros argelina (ABEF) dejar en suspenso todas las operaciones bancarias que tengan relación con el comercio hacia el Estado español. Estas declaraciones sucedieron tras la claudicación de España al plan de autonomía de Marruecos para absorber el Sáhara y las amenazas desde la Unión Europa con represalias tras anunciarse la ruptura de relaciones comerciales entre España y Argelia.

Tal y como explicarían Juan Bordera y Antonio Turiel, en realidad Argelia estaría agotando sus reservas de gas natural desde el año 2000, con un consumo interno en aumento. En 2010 habría exportado 57.000 Mmc por los 39.000 Mmc en 2020. En su artículo dejan leer entre líneas que la parte socialista del Gobierno, conocedora de esta situación, habría dado un giro que también habría venido bien a los argelinos para poder reducir sus exportaciones con una excusa geopolítica.

En Nigeria existen grandes reservas de gas natural, pero hacer llegar este recurso hasta Europa, teniendo en cuenta las tensiones conflictivas que podrían suceder en un país más inestable, además del coste del transporte hacen ver esta opción, sino improbable, una mala idea que podría llevarse a cabo al igual que se haya hecho otras veces en la historia.

El hidrógeno verde como una falsa solución

 

El hidrógeno verde es el gas combustible que deberá sustituir al gas natural. No obstante, los autores del artículo recuerdan que el hidrógeno ecológico no es una fuente de energía, sino un vector que genera energía consumiendo electricidad renovable para aislar el oxígeno del hidrógeno en las moléculas de agua. Este procedimiento resulta no ser muy eficiente, ya que exige un uso energético elevado, por lo que entre el agua que se debe calentar y la luz que se gasta, hablamos de una eficiencia del 50%.

gas españa potencia
El hidrógeno verde podría sustituir al gas natural.

Además, tal y como explican, la pérdida de hidrógeno al aplicarlo en motores de máquinas pesadas puede llegar al 90%, por lo que la estrategia de la Unión Europea para cambiar de fuente de energía podría no ser tan rentable. Según un informa del IPCC ( Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) afirma que esta tecnología no se ha desarrollado lo suficiente como para poder extenderse a toda la sociedad. Por ello el plan B de Europa sería convertir a España es un país productor de hidrógeno verde para exportar, aunque no tendrá lo suficiente para abastecer el consumo interno. Lo que viene a ser una colonia.

Esto puede ser muy grave, ya que España ya es un país con poca agua, por lo que convertirse en una fábrica continental de hidrógeno verde podría aumentar su desertificación, convirtiéndose en la nueva Argelia del Norte de Europa.

¿Se acaba el gas natural?

Según un artículo publicado por Antonio Turiel,  British Petrolium, habría afirmado que en el mundo se gastan 132.000 pies cúbicos al año de gas natural, mientras que se calcula que hay una reserva de 6 trillones de pies cúbicos. Son números difíciles de comprobar ya que se basan en una especulación calculada. No obstante existen previsiones que dejan una  reserva poco  de 52 años de gas natural mientras que otros cálculos reducen esta cifra en 2060, dentro de menos de 40 años. 

Acusan al artículo de ser una hipérbole

En el mismo medio digital se ha publicado poco tiempo después un artículo respuesta al que hemos mencionado, llamado Sobre colonias energéticas y otras hipérboles peligrosas, de Xan López (activista de Contra el Diluvio), Héctor Tejero (diputado de Más Madrid en la Asamblea de Madrid) y Emilio Santiago (investigador del CSIC). En este sentido acusan a los autores del primer artículo de nacionalismo energético de corte reaccionario.

Si bien es cierto que esta publicación disidente no desmiente algunos datos y está de acuerdo en el peligro de producir masivamente hidrógeno verde en un país hídricamente estresado, apunta a que no se sostienen las previsiones catastróficas y las conclusiones a partir de los datos objetivos, «dando lugar a aporías ecológicamente negligentes». Lo que pretender recalcar estos autores es que, si bien España puede convertirse en un exportador de energía y Europa está interesada en ello, hay una diferencia muy importante en la relación comercial que existe con países del tercer mundo, efectivamente colonias, y la que pueda haber con España, miembro de la Unión Europea.

Incluso llegan a expresar que el artículo de Antonio Turiel tiene cierto «deje conspiranoico» al haber vinculado con fondos Next Generation con una estratagema alemana para convertir a España es una gran vaca lechera de hidrógeno. Cabe destacar que el artículo crítica a los autores por «limitarse a impugnar el sistema capitalista con fraseología abstracta cuando tenemos a nuestras espaldas la experiencia dolorosa y amarga de más de 170 años de luchas socialistas fallidas«. Esta parte del texto no nos queda muy clara, ya que es una realidad que todos los derechos de los que disfrutamos hoy en día han sido gracias a la lucha obrera.

En cualquier caso desde Companias-de-luz.com dejamos a los lectores que reflexionen sobre cuál de estos dos artículos está más próximo a la realidad. En el próximo artículo hablaremos de los efectos en el precio de la luz durante los primeros días del tope al gas.

 

Actualizado el 14 Jun, 2022

redaction Sobre nosotros
Redactor

Alejandro Plaza

Licenciado en Periodismo y especializado en telecomunicaciones, energía y geopolítica . Con artículos publicados en diversos medios de comunicación gracias a su dilatada experiencia, ha decidido hacer de su pasión una forma de vida convirtiéndose en un experto en el mundo de la energía e internet.