Endesa comienza las pruebas con biocombustibles

Resumen: Conoce qué es lo que está haciendo Endesa con la central térmica de As Pontes y por qué hay sectores que están descontentos con estas noticias. La transición ecológica sigue a la orden del día.

¿Qué quiere hacer Endesa con la central térmica de As Pontes?

La central térmica de Endesa ubicada en As Pontes es una de las que deberían cerrar antes del 2030, de hecho presentó su solicitud en diciembre del año pasado. Siguiendo la línea de las últimas siete centrales térmicas distribuidas por el territorio español que cesaron su actividad el 30 de junio con el fin de reducir las emisiones de gases contaminantes y seguir las directrices de la Unión Europea.

Para buscar una solución al cese del carbón y un proyecto de viabilidad para esta infraestructura, la comercializadora de luz y gas ha comenzado a hacer pruebas para ver si sería posible continuar su actividad con biocombustibles. Esto es solo el principio, ya que son las primeras pruebas que realizan con energía renovable tras el fin de la actividad de carbón. Esto es lo que tiene Endesa en mente:  

  • Realizar pruebas con dos mezclas de biocombustible y carbones, para ello invertirán 48 o 72 horas. No obstante, los ensayos finales serían a final de septiembre y se alargarían más días.
  • ¿Por qué se trabaja en esta alternativa? El cierre de la central movilizó a todos los trabajadores que con la Xunta de Galicia consiguieron que la comercializadora y distribuidora intente que la central térmica se mantenga activa.

No obstante, todavía que ser precavidos, ya que Endesa ya presentó la solicitud para el cierre alegando una «clara ausencia de perspectivas de mejora para el futuro».

Descontento con estas pruebas

Sin embargo, estas noticias no han sido bien recibidas por el colectivo gallego Un Futuro Sen Carbón que rechaza rotundamente las prácticas relacionadas con la combustión de carbón y residuos orgánicos en As Pontes.

«La quema de una mezcla de carbón y desechos orgánicos (engañosamente llamados «biocombustibles») prolongaría el uso de carbón y aumentaría la incineración de desechos. La combustión de carbón y residuos no tiene nada que ver ni con la transición energética ni con la economía circular. Es simplemente un intento desesperado de retrasar el inevitable fin del carbón, el combustible fósil más contaminante y dañino para el clima», afirmaron desde este colectivo en un comunicado de hace tan solo dos días. Se puede consultar aquí.

Si las pruebas fueran satisfactorias, Endesa podría retirar la solicitud de cierre. Hecho que estaría «en contradicción» con el plan estratégico que había anunciado la energética.

¿Cómo debería ser la transición energética?

«La transición energética debe basarse en abandonar cuanto antes el uso de combustibles fósiles (empezando por el carbón, el más intensivo en emisiones de dióxido de carbono), en una fuerte reducción del consumo de energía en todos los sectores y en el despliegue de energías renovables, de una forma que respete la biodiversidad y tenga un papel protagonista», añaden desde Un Futuro Sen Carbón.

No obstante, habrá que prestar atención al futuro de esta central. Aunque puede que este proceso se alargue un tiempo. Lo cierto es que Endesa es la compañía más afectada por el nuevo modelo energético, puesto que cuentan con 5 centrales térmicas de carbón. Hasta el momento han tenido que cerrar la térmica de Andorra (Teruel) y la de Compostilla II (León). El resto de propietarias de estructuras de estas características son Iberdrola, EDP, Viesgo y Naturgy. Desmantelar una central de estas características puede llevar entre 3 y 6 años de tiempo y tienen que hacerse convenios de transición justa para evitar eliminar muchos puestos de trabajo.

Redactor

Escrito por Andrea Pérez

Actualizado el 11 Sep, 2020