El Protocolo de Kyoto: un logro a medias

Resumen: Durante 150 años, los gases de efecto invernadero han estado invadiendo nuestra atmósfera. Por eso, muchos países se han puesto de acuerdo en que hay que tomar medidas urgentes para frenar el cambio climático. ¿Habrá sido el Protocolo de Kyoto una medida efectiva contra el calentamiento global? ¿Serán las medidas tan simples como dar de baja la luz o gas?

¿Qué es el Protocolo de Kyoto?

El protocolo de Kyoto es un acuerdo internacional que forma parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático donde gran parte de los países establecen como objetivo reducir las emisiones de los gases contaminantes que crean un efecto invernadero mayor en nuestro planeta. Entre estos gases se encuentran:

  • El dióxido de carbonometano
  • El óxido nitroso
  • Los hidrofluorocarbonos
  • El hexafluoruro de azufre
  • Los perfluorocarbonos

En este acuerdo, los países se comprometían a reducir en un 5% las emisiones de estos gases, causantes del calentamiento global, entre 2008 y 2012 en comparación con las emitidas en 1990.

Protocolo de KyotoLlegados a este punto, los países por fín reconocían la gravedad de la situación y la necesidad de reducir las emisiones de gases contaminantes que nos están acercando a una situación de emergencia.

No todos se unieron al acuerdo…

Este protocolo se acrodó en Kyoto el 11 de diciembre de 1997 aunque no se confirmó la validez de él hasta febrero de 2005. Estados Unidos, uno de los países que más contaminaba en el momento, no ratificó el pacto y permaneció fuera junto a Canadá, y además, ambos países incrementaron significativamente sus emisiones.

Ignorando las consecuencias

George W. Bush, presidente de los Estados Unidos en el momento, decidió no firmar alegando que el acuerdo estaba «completamente en contra de la economía de su país» y que tenía dudas sobre la validez de las teorías que existían acerca del calentamiento global.

¿Ha sido esta la solución?

20 años más tarde, nos seguimos haciendo la misma pregunta. ¿Fue el Protocolo de Kyoto un éxito o un fracaso ?

Protocolo de KyotoA pesar de ser un gran desafío para muchos países, la mayoría de ellos lograron reducir más de un 5% sus emisiones de gases de efecto invernadero. Es más, la Uninón Europea que acordó reducir sus emisiones un 8%, alcanzó una vez terminado el acuerdo una cifra de reducción del 19,2%, mucho más de lo esperado gracias a la contribución de paises como el Reino Unido, Suecia y Alemania.  Solo nueve de los paises que ratificaron el acuerdo incumplieron el convenio, entre ellos, España.

España encabeza la lista con uno de los peores resultados de Europa en lo que a reducción de gases se refiere.

El compromiso de España de aumentar sus emisiones un 15% con respecto al año base se quedó en un intento ya que finalmente, aumento sus emisones hasta un 23,7% y eso que el escaso movimiento industrial que hubo durante las crisis pudo suavizar los resultados que en 2004 llegaron a alcanzar el 53% de emisiones con respecto a 1990.

España paga 800 millones de euros por contaminar más

Cuando firmas un acuerdo, inclumplirlo nunca sale gratis. Poder emitir más gases de lo que nos permite el acuerdo le ha costado a España 800 millones de euros en compras hechas por los diferentes gobiernos de derechos para emisiones de gases. Imaginamos que individulamente, no podríamos hacer tal cosa con nuestras tarifas de gas.

El calentamiento global nos está ganando el pulso

En conclusión, a pesar de los esfuerzos hechos por la mayoría de los países por reducir las emisiones de estos gases tan nocivos para el medio ambiente, los resultados han sido desastrosos.

La acumulación de gases de efecto invernadero en nuestro planeta ha aumentado un 50% con respecto a 1990.

Esto significa que hemos pasado de explusar hacia la capa de ozono de 22 a 36 millones de toneladas de gases de efecto invernadero que se traduce en un notable impacto medioambiental con consecuencias demoledoras para nuestra economía y nuestro planeta. Es decir, que lejos de mejorar la situación, se ha agravado aun más. Por lo tanto, si estás pensando en dar de alta el gas con Endesa, primero es aconsejable consultar sus tarifas respetuosas con el medio ambiente y si no te convencen, siempre puedes dar de alta el gas natural con Iberdrola.

 

Redactor

Escrito por noeliam

Actualizado el 8 Oct, 2020