¿Cómo reducir tu consumo energético en el Día Mundial del Ahorro de Energía?

Resumen: El Día Mundial del Ahorro de Energía surge para reivindicar la importancia que tiene el consumo sostenible para lograr un planeta más saludable.  Pero es que además el ahorro energético es aún mejor para la economía familiar, ya que consumir menos implica que los recibos de la luz y del gas. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para ahorrar energía en tu hogar de forma sencilla.

Hoy, día 21 de octubre de 2020, es el Día Mundial del Ahorro de Energía. Una fecha en la que, como cada año, se aprovecha para reivindicar los múltiples beneficios que aporta el consumo energético sostenible para el planeta Tierra.  Y es que, como todo el mundo sabe, para la producción de la energía eléctrica que se utiliza en todo el mundo es preciso el uso de recursos derivados de combustibles fósiles como el petróleo o el carbón, que son altamente contaminantes, por lo que un aumento del uso de la luz lleva directamente a un aumento de la contaminación.

¿Cómo se puede solucionar esta problemática?

Está claro que para que este problema medioambiental que genera el consumo eléctrico cambie es necesario unas políticas activas que lo permitan. Por eso mismo, el 28 noviembre del año 2018, la Comisión Europea presentó un programa que desarrolla una estrategia para que en Europa se inicie un proceso que haga que el continente se convierta en la primera economía mundial descarbonizada reducir para ese entonces la emisión de gases de efecto invernadero, tal y como informa en su web.

Europa

Esta política verde europea sigue la estela de los Acuerdos de Paris firmados en 2016. 

Consejos para ahorrar energía

Casas prefabricadas
Es sencillo tener una vivienda eficiente.

No hay duda de que un aumento de la producción de energía de origen renovable es necesaria para tener una economía más sostenible pero eso no significa que no haya que, al mismo tiempo, tratar de reducir el gasto energético: porque, aunque sea renovable, consumir de más no es para nada recomendable. Estos pequeños gestos que te mostramos a continuación son la mar de recomendables:

Apuesta por el bajo consumo:

Los electrodomésticos utilizan aproximadamente un 50% del grueso de electricidad que precisa una vivienda, por eso es recomendable escoger aquellos que gasten menos pero sean de calidad. De ahí que la modalidad de bajo consumo, es decir, aquellos que cuentan con una etiqueta de categoría A+++, consiguen ofrecer las mimas funcionalidades precisando menos luz.

Implementa el aislamiento térmico

Lo peor que le puede pasar a una vivienda es que no esté correctamente aislada, porque eso hará que necesites más calefacción y aire acondicionado en los meses de temperaturas más extremas para poder estar cómodamente en tu hogar. Para poder solucionar esto, lo más habitual es cambiar tus ventanas por unas nuevas con rotura del puente térmico o instalar una doble ventana. En ocasiones también se debería aislar los muros exteriores, pero el coste puede ser demasiado abusivo y no merece la pena.

Aprovecha siempre que puedas la luz solar

Y es que a veces se encienden las bombilla de forma innecesaria cuando es de día. Sin embargo, ciertamente no todas las estancias permiten que poder disfrutar adecuadamente de ello. Así pues, para que realmente puedas aprovechar la luz solar, debes tener en cuenta

  • En primer lugar que las paredes son lo suficientemente claras (si son oscuras, la luz no va a rebotar)
  • Y además que las ventanas no se encuentren tapadas por cortinas o mobiliario que impidan la entrada de la luz de forma adecuada.

Utiliza los electrodomésticos al máximo de su capacidad

Utilizar el horno cuando no está lleno o la lavadora no solo es una forma de tirar del dinero sino que además es un despilfarro energético. Por eso mismo, cuando tengas que utilizar la secadora o los ya mencionados horno o lavadora, procura siempre aprovecharlos bien ya que siempre van a gastar la misma cantidad de luz independientemente de si están llenos o no.

Evita el consumo fantasma:

Si un electrodoméstico está enchufado, aunque no esté activo, puede llegar a consumir hasta un 7% de energía. Teniendo en cuenta que es habitual que tengamos varios aparatos enchufados aunque no estén apagados, como puede ser la televisión o el reproductor de música, hacen que el consumo eléctrico aumente por aparatos que no se están utilizando. La solución más sencilla a este problema es utilizar alargadores como un interruptor para asegurarte de que están totalmente apagados.

 

Redactor

Escrito por Enrique Huetos

Actualizado el 19 Nov, 2020