¿Qué es la certificación energética?

Resumen: En España, a la fecha del 31 de octubre 2007, se puso en vigor el Real Decreto (RD 47/2007). Esta fecha marcó los principios de la utilización de las Certificaciones Energéticas para medir el consumo de todo tipo de viviendas e inmuebles.

¿Qué significan las certificaciones energéticas?

Las llamadas Certificaciones Energéticas sirven para medir el nivel de consumo de las viviendas. La clasificación varía en función del tipo de energía utilizado en determinada vivienda, y no es algo que tenga que ver con la mejor compañía eléctrica para nuestra casa.

Graduación del consumo de energía

Se utiliza un sistema con letras de la A hasta la para poder determinar de que tipo de consumo se trata.

Si la etiqueta indica la letra G, esto significa que la vivienda tiene un consumo energético anual muy elevado que se mide con kWh/m². Al contrario, si la etiqueta indica la letra A, el consumo energético anual resulta ser mucho más bajo.

¿Qué conlleva un consumo con la letra A?

Si tienes la suerte de tener una certificación energética con el valor A en tu casa, puedes disfrutar de varias ventajas.

  1. Ahorras energía, teniendo un consumo más responsable y respetuoso  con el medio ambiente, controlando tus tarifas de luz.
  2. Ahorras dinero en tus facturas de electricidad dado que la cantidad de energía gastada es considerablemente reducida, de todas maneras, puedes consultar las tarifas de EDP para comprobar qué te pueden ofrecer.
  3. Mejoras tu calidad de vida reduciendo el ruido que produce la electricidad.
  4. Aumentas tu confort porque esta tecnología utiliza mejores materiales para tu vivienda.

Para poder recibir una certificación energética, cada ciudadano tiene que solicitar la ayuda de un técnico certificador.

Legislación

Los técnicos certificadores son competentes para asegurar este tipo de trámites desde el Real Decreto 235/2013 del 13 de abril

Los certificados energéticos que fueron implementados por primera vez en el año 2007 para las viviendas de primera construcción están hoy en día y desde el 1 de junio de 2013 aplicados para todas las viviendas existentes también.

Cualquier arrendatario o comprador de una vivienda puede exigir desde entonces que se le facilite la certificación energética de una casa o de un edificio para toda operación de compra-venta o de arrendamiento. Este procedimiento permite una mejor visibilidad acerca de la eficiencia energética del inmueble y por lo tanto ayuda a entender cuanta energía se gasta y cuanta se ahorra con la adquisición de dicha vivienda. Por lo tanto, es un dato que se debe de comprobar incluso antes de elegir las tarifas eléctricas convenientes para nuestro hogar.

Esta información es muy relevante porque los gastos de energía para una vivienda con una clasificación G son enormes. Por ejemplo, para que la calefacción sea eficiente, se necesitará mucha más potencia que para una vivienda clasificada más arriba en la tabla. Esto es ecológicamente desastroso porque hablando de la calefacción por ejemplo, el gasto en electricidad (o en ciertos casos en las tarifas de gas) para llegar al mismo nivel de temperatura será mucho más elevado.

En resumen

El desperdicio de energía suele resultar en un gasto de energía demasiado elevado para el nivel de consumo de un hogar. De este modo, el gasto de dinero es igualmente demasiado elevado y no corresponde tampoco a lo que tendría que pagar verdaderamente el que vive dentro del inmueble.

Impactos en el mercado inmobiliario

Con vistas a ahorrar dinero, e incluso antes de saber cuánto tardan en dar de alta la luz, esta clasificación tiene un impacto que no se puede negar en el proceso de elección de una vivienda o de otra. Así pues, un arrendatario podría girarse hacia un inmueble con mayor eficiencia energética para conseguir ahorrar a medio y largo plazo en las facturas de energía. Por lo tanto, no cabe duda que el Real Decreto 47/2007 marca un antes y un después en el mercado inmobiliario teniendo un impacto en el proceso de arrendamiento o de compra/venta de las construcciones inmobiliarias.

Impactos positivos

Hoy los promotores y constructores deciden edificar viviendas más eficientes y más respetuosas con el medio ambiente porque saben que el factor de la eficiencia energética tiene repercusiones en la elección del bien inmueble para los consumidores finales.

Redactor

Escrito por marcm

Actualizado el 19 Nov, 2020

Comentarios

1 Opiniones star star star star star 3/5

Lee más sobre nuestra política de control y tratamiento de opiniones
Vania
star star star star star 3/5

Excelente información gracias

Companias-de-luz

Gracias a ti por confiar en nosotros!